Inicio / Últimas Noticias / Exclusivo: Alberto Fernández suspendió la extensión de la oferta a los bonistas y abrirá negociaciones con el FMI

Exclusivo: Alberto Fernández suspendió la extensión de la oferta a los bonistas y abrirá negociaciones con el FMI

Cuando Martín Guzmán ya tenía redactado hasta el comunicado de prensa anunciando la prórroga de la oferta oficial a los bonistas de Wall Street, Alberto Fernández dio la contraorden por celular: “Pará todo. No extendemos”, dijo el Presidente desde la quinta de Olivos. Guzmán cortó la exigua comunicación, regresó sobre sus pasos y ejecutó una decisión política que pone a la Argentina al borde del default.

Si no hay extensión de la propuesta a los fondos de inversión, no hay posibilidades de un canje exitoso. Se necesita un acuerdo que oscila entre el 66 y el 85 por ciento de adhesión de los bonistas -según las series de los títulos emitidos-, y el ministro de Economía hasta ayer sólo tenía una cifra cercana al 40 por ciento.

Al ordenar que no haya prórroga de la iniciativa oficial, Alberto Fernández clausuró la posibilidad de continuar las negociaciones. Y como ya no habrá negociaciones, es utópico avanzar desde el 40 por ciento de la adhesión que supuestamente ya se tiene asegurado, al 66 u 85 por ciento de aceptación legal que está prevista en las Cláusulas de Acción Colectivas (CAC´s) establecidas en los bonos emitidos durante 2005 y 2016.

Entonces, si el Presidente no cambia de opinión en las próximas horas, la negociación habrá fracasado porque no se llegó a un acuerdo con los acreedores privados, que tienen la facultad de aguardar una nueva ronda de diálogo con Guzmán o marchar a tambor batiente rumbo a los tribunales de Manhattan para iniciar un juicio por default.

La diferencia de la oferta oficial respecto a la contraoferta de BlackRock y sus aliados es de tres dólares menos. Alberto Fernández ya advirtió en público y privado que no se movería de su iniciativa a los acreedores privados, pese al lobby en español e inglés que aún asola su despacho de la quinta de Olivos.

“Hasta acá llegué. No hay un peso más”, reitera el Presidente cada vez que le preguntan si es posible un nuevo acercamiento económico con los bonistas.

Alberto-Fernandez-Martin-Guzman
Alberto Fernández y Martín Guzmán en la quinta presidencial de Olivos

Este argumento político, que se transformó en una zanja infranqueable por BlackRock y sus adlateres, fue consolidado por Guzmán durante un encuentro que tuvo a solas con el Presidente. Guzmán recordó a Alberto Fernández que la primera oferta oficial establecía un Valor Presente Neto (VPN) de 41 dólares para los bonos a canjear, y añadió que en ese momento, los cálculos más serios aseguraban que la economía global por la pandemia caería un 2.3 por ciento.

El Presidente escuchaba en silencio a su ministro de Economía, que remató el argumento que ahora sirve de base para justificar la decisión oficial de no extender la oferta y mantenerse firme ante los embates de BlackRock y sus socios. Guzmán agregó que la actual propuesta establece un NPV cercano a los 54 dólares, mientras que la caída de la economía global prevista por el World Economic Outlook (FMI) sería de casi 10 por ciento.

Es decir, el argumento de Guzmán es simple de racionalizar. Si había una iniciativa oficial con un Valor Presente Neto de 41 dólares y una probable caída del 2.3 de la economía global, y a posteriori, se mejoró la oferta a 54 dólares de NPV con el FMI pronosticando una debacle del 10 por ciento del PBI mundial, qué sentido tendría remozar la propuesta argentina ante la presión de los acreedores privados.

Cuando el titular del Palacio de Hacienda terminó su explicación económica, Alberto Fernández sonrió satisfecho. Y puso las cifras en sus términos políticos: “No hay que moverse -analizó frente a Guzmán. Si ya aumentamos la oferta y el mundo se cae, no tiene sentido seguir mejorando como quieren los fondos. Nos quedamos acá, y ni un dólar más”.

En este contexto, el Presidente sólo extenderá la oferta hasta el 28 de agosto, si los bonistas adelantan que aceptarán la última propuesta oficial. Puede ocurrir que en los próximos días, la International Capital Market Association (ICMA) respalde ciertas reformas jurídicas que imprimirán mayor certeza a la adhesión del canje, como plantearon los acreedores privados. Pero desde la perspectiva de Olivos, no es una condición sine qua non para extender la oferta hasta fin de mes.

No habrá prórroga si los fondos no se adhieren a la última propuesta de la Argentina, aunque la ICMA anuncie que avala los cambios jurídicos.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, asisten a una conferencia en Ciudad del Vaticano.
La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, asisten a una conferencia en Ciudad del Vaticano. (REMO CASILLI/)

La estrategia del Gobierno, que diseña Alberto Fernández y ejecuta Guzmán, abre dos posibilidades. Los bonistas pueden hacer uso de sus derechos y presentar una demanda por default contra la Argentina, o aceptar un standstill que ya empezó a estudiar el equipo técnico del Palacio de Hacienda.

Un standstill sería un acuerdo formal entre la Argentina y los acreedores privados que establece la postergación de las negociaciones por un tiempo prudencial y evita así la posibilidad de iniciar acciones por default en los tribunales de New York. Es un pacto de caballeros: como no hubo deal, y a nadie le sirve litigar por años y años, se congelan las conversaciones y se reanudan por acuerdo de partes.

Desde la perspectiva de Olivos, y en caso de confirmar su decisión de suspender la extensión del plazo de la oferta y congelar las negociaciones directas con los bonistas, Guzmán pondría foco en abrir el diálogo formal con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

“Ponemos a los acreedores en un standstill, y empezamos a negociar un crédito con el Fondo. Cuando llegamos a un acuerdo, volvemos a abrir la negociación con los acreedores privados”, propuso el ministro de Economía al Presidente.

Alberto Fernández estuvo de acuerdo. Considera una razón de Estado resolver la reestructuración de la deuda externa, pero se niega a pagar las cuentas aplicando un plan de ajuste recetado por el staff del Fondo Monetario Internacional (FMI). Cristina Fernández y Sergio Massa, sus principales aliados en el Frente de Todos, coinciden con esta mirada política.

La oferta oficial cae el próximo 4 de agosto. Los acreedores privados ya saben del ultimátum lanzado por Alberto Fernández, y aún se mantienen en su posición: si la diferencia es de tres dólares -dicen-, que cada parte ceda lo suyo para llegar a un Valor Presente Neto de 54.9 dólares.

“No”, replicaron en Olivos.

Seguí leyendo:

Ariel Paoletti, el cocinero del Presidente: “Alberto está a dieta y lo cuido como si fuese mi mamá”

Néstor Grindetti: “Se están tomando medidas por la inseguridad, pero si la Justicia de golpe va a sacar a la calle a 2 mil presos sin ningún criterio…”

Chequea también

Un estudio estima que 1.4 millones de estudiantes en México dejarán la escuela tras la pandemia

En total se prevé que desertarán un millón 431,567 alumnos divididos en 800,000 estudiantes de secundaria en transición al nivel medio superior; 593,000 universitarios y 38,567 de posgrado. (Foto: Cuartoscuro)México lleva más de dos meses de reapertura. En su búsqueda por retomar las actividades cotidianas se enfrenta a los estragos de la pandemia en la educación, pues el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) estimó que 1.4 millones de estudiantes desertarán sus estudios en el siguiente ciclo escolar. Las escuelas mexicanas permanecieron cerradas y las actividades escolares intentaron salvarse con clases en línea; pero, a pesar de ello, se prevé una reducción del 15.55%. La dependencia señaló que este es el “mismo porcentaje que se proyecta en la matrícula de jóvenes registrados en educación media-superior y posgrado”.En total se prevé que desertarán un millón 431,567 alumnos divididos en 800,000 estudiantes de secundaria en transición al nivel medio superior; 593,000 universitarios y 38,567 de posgrado. De acuerdo con El Universal, no se considera el nivel básico (primaria) porque generalmente es el que menos deserción escolar presenta. Sin embargo, el PNUD destacó que “no existen datos del comportamiento de la matrícula para el siguiente ciclo escolar a raíz del coronavirus”, pero el ejercicio que realizado tuvo a consideración las estimaciones hechas por la Secretaría de Educación Pública (SEP). Las cifras fueron reveladas en el estudio del PNUD “Desarrollo humano y Covid-19 en México. Desafíos para una recuperación sostenible”. Por otro lado, los avances obtenidos en temas de escolaridad durante los últimos seis años podrían perderse a consecuencia del coronavirus.Los niveles que corre más riesgo son los estudiantes que pasan de primaria a secundaria y los de educación media superior. (Foto: Cuartoscuro)Por otra parte, señaló que este comportamiento contribuirá a un incremento en las brechas de pobreza y retroceso podría ser igual al que existía en el 2015. Sobre todo la organización hizo hincapié en que el retroceso afectaría a las estudiantes universitarias, niñas y adolescentes mexicanas, quienes generalmente son obligadas a realizar las tareas del hogar. Los largos periodos de cierre de las escuelas conllevan al posible abandono escolar de las y los estudiantes en condición socioeconómica más frágilEl medio mexicano entrevistó a la jefa de Educación del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en México, Astrid Hollander, un organismo que advirtió la necesidad de apoyar económicamente a las familias para evitar la deserción escolar. La integrante de la Unicef destacó que los niveles que corre más riesgo son los estudiantes que pasan de primaria a secundaria y los de educación media superior. Sobre todo, recalcó que no todos los estudiantes accedieron al programa “Aprende en Casa”, implementado por la SEP, puesto que no cuentan con computadora, internet o señal de televisión. Un aspecto señalado como deficiente, pues la educación a distancia “no pudo remplazar la experiencia educativa en el aula”. Las cifras fueron reveladas en el estudio del PNUD “Desarrollo humano y Covid-19 en México. Desafíos para una recuperación sostenible”. (Foto: Cuartoscuro)Además de estos factores, El Universal indicó que la crisis económica producto de la pandemia afectará también los estudios de los y las jóvenes mexicanos, pues la falta de recursos es una de las principales razones por las que los estudiantes dejan la escuela. Hollander explicó al medio:Los factores pueden ser diversos, pero las razones principales son económicas: el costo directo de la educación que no puede sostenerse y el de oportunidad, que en lugar de enviarlos a la escuela, los chicos y chicas salen al mercado laboral o empleos informalesLa SEP dio a conocer que ciclo escolar arrancará el próximo 24 de agosto, pero es probable que una buena cantidad de estudiantes no vuelva con sus compañeros al salón de clases. MÁS SOBRE ESTE TEMA:La SEP está lista para migración de alumnos de escuelas privadas a públicasSEP: el regreso a clases será el 24 de agosto a distancia en conjunto con televisoras“Somos pioneros en este sistema”: López Obrador sobre el convenio con Emilio Azcárraga y Salinas Pliego para el regreso a clases

Presidente de Bielorrusia denuncia una tentativa de «masacre» en Minsk

El presidente bielorruso denunció el martes una tentativa de "organizar una masacre" en Minsk antes de las elecciones presidenciales, tras el arresto de 33 "combatientes" rusos de una organización cercana al Kremlin."El intento de organizar una masacre en el centro de Minsk es evidente", afirmó durante su discurso a la nación, acusando a Rusia de "mentir" sobre las personas arrestadas porque "no han contado todo".bur/alf/rco/jhd/lp/mar