Inicio / Últimas Noticias / El coronavirus dispara el interés por los lingotes de oro

El coronavirus dispara el interés por los lingotes de oro

El oro es uno de los valores refugio tradicionales, muy apreciado por los inversores en las crisis. Y durante la pandemia de coronavirus, con efectos descomunales en la economía, las marcas especializadas en la venta física del metal precioso no dan abasto con los pedidos.

A tal punto que los clientes con prisa podrían tener dificultades en conseguir lingotes, al menos a corto plazo.

"El teléfono no para de sonar" y "los pedidos se han disparado", declara a la AFP Alessandro Soldati, director de Gold Avenue, el distribuidor oficial del grupo Pamp, líder mundial en metales preciosos.

En tres semanas, con la propagación de la pandemia, la compañía superó el número de ventas realizadas en el último trimestre de 2019.

La mayor parte de los pedidos se hacen en línea, "tenemos todas las herramientas para satisfacer esta creciente demanda", asegura Omar Liess, presidente de la junta directiva de la compañía, con sede en Suiza.

Por el momento, la principal dificultad es la logística para garantizar las entregas porque muchos vuelos han sido anulados. Sin embargo, los clientes tienen la posibilidad de guardar las monedas y lingotes en cajas fuertes dado que las empresas especializadas en la venta de oro acostumbran a ofrecer soluciones de almacenamiento.

Aquellos que prefieran guardar el metal amarillo en casa, deberán armarse de paciencia.

"Debido al volumen de pedidos, hay que contar con plazos de envío de más de 15 días hábiles", advierte en su página web la empresa JM Bullion, con sede en Estados Unidos.

– Minas y refinerías cerradas –

Esta fuerte demanda "tiene un impacto positivo (para la empresa), pero también negativo, con retrasos en las entregas en el Reino Unido", explicó a la AFP Liam Sheasby, responsable de marketing y medios de comunicación de BullionByPost.

Por el momento no hay escasez de oro, con la excepción de las monedas recién acuñadas, que es imposible encontrar desde hace 48 horas y cuya existencia es "limitada" en comparación con otros productos más caros, explica Laurent Schwartz, director del Comptoir National de l'Or. Pero a largo plazo, la situación podría complicarse.

"Toda la industria se ve afectada", recalca Liess.

Varias refinerías han tenido que detener la actividad.

En Suiza, Pamp, Valcambi y Argor-Heraeus, tres refinerías que representan alrededor de un tercio de la producción mundial, tuvieron que cerrar temporalmente a petición de las autoridades.

Y el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, impuso el lunes un estricto confinamiento durante tres semanas en el país, el principal productor de oro del continente y el más afectado por la epidemia de coronavirus en África subsahariana.

– Como en 2008 –

En tiempos de incertidumbre económica, el oro se cotiza al alza por ser un valor refugio.

Ahora que muchos bancos centrales inyectan grandes cantidades de liquidez en el sistema financiero, el metal amarillo se considera una buena inversión para protegerse de la inflación y mantener el poder adquisitivo.

Las personas que adquieren este tipo de producto suelen ser "ricas o de la clase media alta pero no megarricas", explica John Reade, analista del Consejo Mundial del Oro.

Los inversores profesionales, por otro lado, tienden a abastecerse directamente en los mercados, comprando activos financieros indexados al oro, "más accesibles y más baratos", agrega. Por el contrario algunos particulares prefieren "la seguridad de tener el activo en sus manos".

Después de alcanzar un pico en siete años a principios del mes, la onza de oro cayó ligeramente frente al dólar, pero los expertos estiman que esta debilidad podría no durar.

Según Liess, se da el mismo fenómeno que durante la crisis de 2008, cuando el oro cayó para luego subir progresivamente durante los tres años siguientes.

ktr/ved/lth/erl/mar

Chequea también

EEUU se acerca a cifra de muertos de China por coronavirus

NUEVA YORK (AP) — La creciente cifra de muertos por el brote de coronavirus en Estados Unidos parecía encaminada a superar el martes las 3.300 muertes de China, y el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que hacían falta hasta un millón más de trabajadores sanitarios. “Por favor, vengan a ayudarnos”, imploró.Las afectadas España e Italia ya han superado a China y ya suponen entre las dos más de la mitad de los casi 38.000 fallecidos por COVID-19, según cifras de la Universidad Johns Hopkins.Pero la Organización Mundial de la Salud advirtió el martes que aunque la atención se ha desplazado a los focos en Europa Occidental y Norteamérica, la pandemia está lejos de terminar en Asia.“Esta va a ser una batalla a largo plazo y no podemos bajar la guardia”, dijo Takeshi Kasai, director regional de la OMS para el Pacífico Occidental. “Necesitamos que cada país siga respondiendo en función de su situación local”.En Japón se ajustaron los relojes de cuenta atrás para los Juegos Olímpicos de Tokio, después de que los organizadores anunciaran nuevas fechas tras el aplazamiento del evento previsto para este verano. Los relojes marcaban ahora 479 días para la apertura, fijada para el 23 de julio de 2021.En la ciudad de Nueva York, Cuomo y las autoridades sanitarias advirtieron el lunes de que la crisis allí era un adelanto de lo que podrían afrontar pronto otras poblaciones estadounidenses. La cifra de muertos en el estado de Nueva York superó las 250 en un día, a más de 1.200 en total, la mayoría en la ciudad.“Hemos perdido más de un millar de neoyorquinos”, dijo Cuomo. “Para mí, ya estamos más allá de lo impresionante”.Incluso antes de la petición del gobernador, cerca de 80.000 exenfermeras, médicos y otros profesionales se presentaron voluntarios, un barco hospital de la Marina llegó con 1.000 camas para aliviar la carga de hospitales sobrepasados.Más de 235 millones de personas -en torno a dos de cada tres estadounidenses- viven en los 33 estados donde los gobernadores impusieron cuarentenas o recomendaciones de permanecer en casa.Las autoridades de California también pidieron voluntarios para los centros médicos, después de que la cifra de hospitalizados por coronavirus se multiplicara por dos en cuatro días y el número de pacientes en cuidados intensivos se multiplicara por tres.En contraste, la crisis parecía remitir en China. Las autoridades del país más poblado del mundo reportaron el martes apenas 48 casos nuevos del virus, todos llegados del extranjero.Más de 750.000 personas se han contagiado en todo el mundo por ahora, y más de 37.000 han muerto, según la Universidad Johns Hopkins.La mayoría de los pacientes sufren síntomas leves o moderados como fiebre y tos, que duran hasta dos o tres semanas. Pero el virus puede matar o causar complicaciones graves como la neumonía, especialmente en ancianos o personas con problemas médicos previos. Más de 160.000 personas se han recuperado ya, de acuerdo con Johns Hopkins.___Perry informó desde Wellington, Nueva Zelanda. Reporteros de Associated Press en todo el mundo contribuyeron a este despacho.

Tras el aumento de la carne, el Gobierno abrió una investigación y obligará a que frigoríficos informen precios

De acuerdo con algunas mediciones privadas, la carne vacuna aumentó estas semanas cerca de 0,5 por ciento.Si bien el Gobierno descartó una intervención fuerte en el mercado tras el aumento que se registró los últimos días en el precio de la carne, la Secretaría de Comercio Interior abrió una investigación al respecto y le ordenó a los frigoríficos informar la cotización semanal de este producto. La medida fue anunciada en la Resolución 103/2020 publicada este martes en el Boletín Oficial.Con la firma de la titular del organismo, Paula Español, se dispuso crear “un régimen informativo respecto de todas las empresas” que estén inscritas en la AFIP y que tengan la venta de carne “actividad principal o secundaria”.A partir de la entrada en vigencia de este registro, que comenzará a funcionar “al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial y por un período de 90 días corridos, el cual podrá ser prorrogado en caso de necesidad”, los comerciantes alcanzados por esta iniciativa deberán, “el último día hábil de la semana de cada mes calendario”, comunicarle a las autoridades “la cantidad diaria de kilos de media res y cuero vacunos comercializados, su precio promedio diario de venta por unidad de medida y la categoría de origen de tales productos”.Los datos requeridos tendrán que presentarse siguiendo unas determinadas reglas y a través de la Plataforma “Trámites a Distancia” (TAD) del sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE).Por otra parte, la Resolución también aclaró que “la Subsecretaría de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores podrá publicar periódicamente en su página web y con acceso público, los precios de referencia de venta de media res y cuero vacuno”, así como también “dictar las normas complementarias y/o aclaratorias que resulten necesarias”. En el Mercado de Hacienda de Liniers se llegó a pagar más de 110 pesos por kilo de carne. (Télam)En este sentido, el Gobierno señaló que los incumplimientos de esta media “serán sancionados” de acuerdo con lo establecido en el Decreto Nº 274 del 17 de abril del año pasado, el cual reguló “la lealtad y transparencia en las relaciones comerciales” con el objetivo de “garantizar el acceso a información esencial sobre los productos y servicios comercializados en la República Argentina a través de canales físicos o digitales, en interés de todos los participantes del mercado”.Por último, la Secretaría de Comercio Interior le encomendó a la Comisión Nacional de la Defensa de la Competencia “la realización de una investigación del mercado de carne vacuna” para determinar si alguna empresa incurrió en un delito al aumentar los precios de este alimento en medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el presidente Alberto Fernández.Según estimó la consultora Elypsis, en la tercera semana de marzo hubo un incremento del 0,48% en la carne vacuna, aunque todavía no hay cifras oficiales y el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) suspendió parte de sus relevamientos y está operando con su capacidad mínima.Además, se registraron importantes incrementos en los valores de la hacienda en el Mercado de Liniers: durante la segunda semana del presente mes, superó los 110 pesos por kilo en las categorías que están ligadas al consumo.No obstante, según comentó el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Jorge Chemes, el Ministerio de Agricultura no tiene pensando una intervención estatal en la cadena de comercialización, aunque sí le pidieron a los productores encontrar un nivel de precios que no tenga un efecto en los mostradores de las carnicerías.Seguí leyendo:Cuál fue el impacto de los controles y la cuarentena sobre los precios de los alimentosEl Gobierno descartó una intervención en el mercado de la carne vacunaEl Gobierno definió que ayudará a pagar salarios a las pymes de sectores afectados que tengan hasta 25 empleados