Inicio / Últimas Noticias / El equipo de Alberto Fernández entró en estado de alerta por la decisión de Donald Trump de fijar aranceles al acero y al aluminio de la Argentina

El equipo de Alberto Fernández entró en estado de alerta por la decisión de Donald Trump de fijar aranceles al acero y al aluminio de la Argentina

Donald Trump anunció por Twitter la imposición de aranceles al acero y el aluminio de Brasil y la Argentina . REUTERS/Yuri Gripas (YURI GRIPAS/)

Apenas una hora después de que Donald Trump escribiera en su cuenta de Twitter que Estados Unidos volverá a gravar las exportaciones de acero y aluminio que provienen de Brasil y la Argentina, Alberto Fernández y su equipo lanzaron muestras de fuerte preocupación, contactaron al gobierno de Mauricio Macri y activaron una serie de mecanismos diplomáticos para evaluar el alcance de las medidas.

La decisión Trump despertó un llamado de alarma en el presidente electo: instruyó a su eventual embajador en Washington Jorge Argüello para que se comunique con el embajador argentino Fernando Oris de Roa y en paralelo reunió a los economistas Matías Kulfas y Cecilia Todesca en las oficinas de Puerto Madero para analizar el impacto que tendrán las medidas del presidente norteamericano en la alicaída economía argentina y empezó a analizar los eventuales reclamos legales en el ámbito internacional que se podrían instrumentar.

Matías Kulfas, ayer, al salir de las oficinas de Puerto Madero
Matías Kulfas, ayer, al salir de las oficinas de Puerto Madero (Nicolás Stulberg/)

La preocupación en el equipo del gobierno entrante tiene sus fundamentos concretos. Es que la decisión de Trump afectará un negocio de USD 700 millones al año para la Argentina. Es que la imposición de aranceles impactará en 2 de los 6 rubros en los que Argentina más exporta a Estados Unidos.

“Estamos muy preocupados por el efecto negativo que todas estas medidas tendrán en el país y no sabemos si hay posibilidad real de frenar esta determinación de Trump”, admitió ante Infobae un allegado a Fernández.

Al parecer, la postura de Trump parece inflexible. El presidente de EEUU escribió en su Twitter que “las devaluaciones del real brasileño y el peso argentino afectan los intereses de los agricultores norteamericanos”, por lo que tomó la medida con “inmediata” entrada en vigor. No dio mayores precisiones.

Según pudo reconstruir Infobae, desde temprano, Argüello se comunicó con el embajador Oris de Roa en Washington mientras las acciones de la metalúrgica Aluar bajaban 12 puntos en la Bolsa. Hubo un compromiso del embajador de Macri de contactar a la administración norteamericana para evaluar la situación.

La respuesta del gobierno de Trump a la administración de Macri llegó unas horas más tarde aunque no llevó calma a Buenos Aires. El secretario de Comercio norteamericano, Wilbur Ross, le respondió a la Casa Rosada que el tema será analizado en Consejo de Seguridad Nacional (NSC, por sus siglas en inglés) que depende directamente del presidente norteamericano. Es que el gobierno de Trump considera que las importaciones del acero o el aluminio involucran también a la industria armamentista por lo que este tema implica “una situación de seguridad nacional”.

Ross se encontraba hoy en una cumbre en Londres de los países que integran la OTAN y prometió dar mayores precisiones a la Argentina a su regreso a Washington en unos días. No supo decir desde cuándo se pondrá en marcha esta medida anunciada por Trump. Y tampoco hubo precisiones sobre el porcentaje en que se fijarán los aranceles anunciados a la importación de acero y aluminio de la Argentina.

Hace dos años Donald Trump y Macri habían acordado una eliminación de los aranceles al acero y el aluminio luego de varios meses de reclamo de la Argentina
Hace dos años Donald Trump y Macri habían acordado una eliminación de los aranceles al acero y el aluminio luego de varios meses de reclamo de la Argentina (Manuel Cortina/)

En el 2018 Trump había amenazado con elevar los aranceles al acero y aluminio argentinos en Estados Unidos. Hubo un llamado e intensas gestiones de Macri para frenar esa decisión que finalmente se congeló hasta ahora. Las relaciones personales de amistad entre Macri y Trump lograron este cometido. Pero nadie sabe ahora si el vínculo de Alberto Fernández con el presidente norteamericano conseguirá los mismos resultados.

La decisión de ayer de Trump se analizó también en las oficinas de Puerto Madero donde Fernández, el futuro jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; Kulfas y Todesca, entre otros, evaluaron cómo impactará esta medida ni bien comienza el nuevo gobierno. No se descartó entre todas las opciones evaluadas llevar el tema a un reclamo internacional por tratarse de una “medida unilateral” y “contraria a los estamentos del comercio mundial”. Es decir, que en la evaluación preliminar se cree que un órgano de arbitraje en la Organización Mundial de Comercio (OMC) podría ser viable para la Argentina. Claro que este tema puede llevar mucho tiempo.

En tanto, el eventual canciller de Fernández, Felipe Solá, participó ayer en un encuentro organizado por Americas Society / Council of the Americas (AS/COA), en asociación con la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) donde expresó sin vueltas: “No sabemos cuál fue la razón de la decisión, podemos especular”. Solá hizo referencia a que una posible razón sea a la relación de Brasil con China al señalar que “hay una empresa brasileña de capitales chinos” que juega fuerte en el mercado del acero y el aluminio.

“No hablamos con Brasil ni con los Estados Unidos. Hasta ahora sólo me comuniqué con las empresas damnificadas”, explicó el futuro canciller argentino en una muestra más de preocupación y alerta de la administración entrante a una medida de Estados Unidos que afectará duramente a la industria argentina.

Seguí Leyendo:

Alberto Fernández, entre la sorpresa y el enojo porque Cristina Kirchner lo involucró al declarar en el juicio por la obra pública

Quién es Miguel Pesce, el elegido de Alberto Fernández para hacer bajar la inflación

Chequea también

Italia vuelve al gimnasio

Desde este lunes en toda Italia, excepto en Lombardía y Basilicata, ya se puede ir al gimnasio y a la piscina, aunque con estrictas medidas de seguridad después de dos meses y medio de los cierres decretados por la pandemia del coronavirus. EFE/EPA/GAETAN BALLY (GAETAN BALLY/)Roma, 25 may (EFE).- Desde este lunes en toda Italia, excepto en Lombardía y Basilicata, ya se puede ir al gimnasio y a la piscina, aunque con estrictas medidas de seguridad después de dos meses y medio de los cierres decretados por la pandemia del coronavirus.Mientras que en Véneto, Sicilia y Liguria ya habían reanudado las actividades el 18 de mayo, en Lombardía, la región más afectada por el virus y la que presenta más de la mitad de los nuevos contagios, aún tendrá que esperar y la fecha prevista es, por el momento, del 31 de mayo.También así lo han decidido en la región sureña de Basilicata y en algunas ciudades, como Bolonia y Palermo, han optado por posponer la reapertura de las instalaciones deportivas municipales hasta junio.En Italia se cuenta con aproximadamente 100.000 centros deportivos privados con cerca de 20 millones de usuarios y es uno de los sectores más golpeados por los cierres al tener importantes gastos fijos.La asociación nacional de instalaciones deportivas de fitness, gimnasios, piscinas y campos deportivos (Anif) calculó que las pérdidas han sido de 3.000 millones de euros y que este año cada centro facturará entre el 50 % y 60 % menos que en 2019 y los gastos aumentarán entre un 20 % y 25% por lo que para muchos será difícil continuar.MEDIDAS MÁS RÍGIDAS QUE PARA OTRAS ACTIVIDADESLas medidas de seguridad aprobadas son mucho más rígidas que en otras actividades, aunque como en todos los lugares se obliga a que se evite la concentración de clientes en las entradas y salidas de los gimnasios y la obligación de utilizar geles desinfectantes antes de entrar.Será obligatorio el uso de mascarillas para clientes y personal para acceder a la instalación y moverse por los espacios, pero no durante la actividad deportiva.Los gimnasios deben elaborar un programa de actividades y tratar de planificarlos lo más posible, invitando a los clientes a reservar su asistencia ya que habrá un número limitado de personas a lecciones y cursos.En los vestuarios y duchas, los espacios deben organizarse de manera que se respete siempre la distancia de al menos 1 metro entre una persona y la otra; para hacerlo, por ejemplo, será necesario separar los espacios con barreras y regular el acceso.La distancia entre las personas será de al menos 2 metros para aquellos que estén entrenando y para ello necesario reorganizar el posicionamiento de las máquinas.Todo el material y maquinaria deberá ser desinfectado después de cada uso y los espacios tendrán que ser también limpiados varias veces al día, incluidos los vestuarios y los armarios.Los usuarios deben usar calzado especial reservado para el gimnasio y no deben compartir botellas de agua, toallas y otros artículos personales con otros usuarios.En los vestuarios, toda la ropa y artículos personales deben guardarse en los armarios dentro de bolsas personales. Se recomienda que los gimnasios pongan bolsas a disposición de los usuarios para almacenar sus pertenencias personales a quienes no las tengan.Además, se han establecido reglas muy detalladas con respecto a la ventilación de las habitaciones y los sistemas de aire acondicionado.7 METROS CUADRADOS DE DISTANCIA EN LA PISCINAEn las piscinas también será necesario reservar y guardar la distancia mínima de un metro en las áreas comunes, mientras que será de 7 metros cuadrados en las zonas para tomar el sol y también dentro del agua.Las tumbonas deberán estar dispuestas de manera que no se pueda pasar a menos de 1,5 metros de otras personas. Si es posible, también será necesario establecer rutas separadas para la entrada y la salida.Al igual que en los gimnasios, en los vestuarios toda la ropa y artículos personales deben almacenarse, en los armarios o dentro de bolsas personales.Los dispensadores con soluciones hidroalcohólicas para la higiene de manos deben estar presentes en varios puntos de las estructuras.Los gerentes deberán garantizar una limpieza regular y frecuente con desinfección de áreas comunes, vestuarios, duchas y las tumbonas después de cada uso.Antes de entrar al agua se obligará a ducharse con jabón y será obligatorio el gorro.Las reglas incluyen varios detalles sobre el tratamiento del agua en los tanques y los análisis químicos y microbiológicos que se llevarán a cabo mensualmente.Al igual que en restaurantes, peluquerías y otros comercios se aconseja tomar la temperatura corporal a la entrada y a aquellos que resulten tener una temperatura superior a 37.5 grados centígrados se les debe negar la entrada.

Alemania confirma que su PIB cayó un 2,2% hasta marzo por el impacto de la COVID-19

Fotografía de archivo que muestra a un operario en la fábrica del grupo tecnológico alemán Salzgitter AG en Salzgitter, Alemania. EFE/STEFAN SIMONSEN/Archivo (STEFAN SIMONSEN/)Berlín, 25 may (EFE).- Alemania confirmó este lunes que su economía retrocedió entre enero y marzo de 2020 un 2,2 %, respecto al trimestre anterior, debido al impacto de la pandemia del COVID-19 y que sus exportaciones de bienes y servicios cayeron un 3,1 %.La oficina federal de estadísticas, Destatis, explicó los datos ya adelantados a principios de mes, que ilustran lo que se considera "el mayor retroceso desde la crisis económica y financiera de 2008/2009 y el segundo mayor desde la reunificación".Aunque la propagación de la pandemia no tuvo un impacto significativo en los datos de enero y febrero, las consecuencias en el conjunto del primer trimestre son notables, agregó la fuente.En el primer trimestre de 2009, cuando se registró el mayor retroceso hasta ahora, la economía alemana llegó a contraerse un 4,7 % respecto a los tres meses anteriores.El Gobierno alemán cuenta con que en este año Alemania sufra la recesión más dura de la postguerra con una caída del PIB del 6,3 %.Destatis precisó que fueron el sector de la construcción y el gasto en consumo del Estado los que evitaron una mayor caída del PIB entre enero y marzo, especialmente el primero, en el que se registró un incremento del 4,1 % en las inversiones.La economía alemana, gran dependiente de su sector exterior, sufrió con dureza las consecuencias de la pandemia si se comparan los datos con los de hace un año: exportó un 3,2 % menos que en el primer trimestre de 2019.El descenso de las exportaciones de bienes (un 4 %) quedaron en parte compensadas por el ligero incremento de las de servicios (0,7 %), señaló Destatis.En 2019 las exportaciones ya se habían visto golpeadas por la ralentización de la economía mundial y los conflictos comerciales, y el consumo interno se había convertido en el principal soporte de la coyuntura alemana.El consumo privado registró entre enero y marzo de este año una fuerte disminución, así como las inversiones en equipamiento, sobre todo en maquinaria y vehículos.La producción industrial bajó en marzo un 11,6 %, aunque en todo el trimestre solo tuvo una caída del 1,2 %, gracias al repunte que había registrado en los dos primeros meses.