Inicio / Últimas Noticias / Desvíos en la obra pública: Cristina Kirchner declarará por primera vez en un juicio oral

Desvíos en la obra pública: Cristina Kirchner declarará por primera vez en un juicio oral

Cristina Kirchner y su abogado en el inicio del juicio (Télam) (EGURZA_VICTORIA/)

Pocos días antes de asumir como vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner será indagada este lunes por primera vez en su vida en el marco de un juicio oral en su contra. Será por la causa que investiga presuntas irregularidades en la concesión de obra pública en la provincia de Santa Cruz, que la tiene a ella y al empresario Lázaro Báez como principales acusados.

Como adelantó la propia ex mandataria nacional, la idea que va a plantear su defensa ante el Tribunal Oral Federal en lo Criminal Número 2, a cargo del proceso, es que la denuncia en cuestión es parte de un Lawfare contra su persona, plagado de “mentiras, difamaciones y descalificaciones” que fueron "planificadamente publicadas y televisadas en vivo y en directo”.

“Desde las denuncias de diputados y dirigentes opositores, pasando por la filtración anticipada de las resoluciones de Julián Ercolini -el juez mutante de instrucción-hasta la lectura en vivo y en directo del escrito del fiscal, plagado de descalificaciones impropias para esta clase de presentaciones, autorizada por el TOF 2″, señaló la actual senadora a través de su cuenta de Twitter.

Fuentes cercanas a la ex jefa de Estado confirmaron a Infobae que Cristina Kirchner va a decir algunas palabras durante la audiencia, seguramente de alto contenido político. “Tiene una lista de temas para desarrollar”, explicaron allegados al abogado Carlos Beraldi, que la va a defender en este juicio.

Mañana, en Comodoro Py, tendrá lugar una audiencia oral del caso paradigmático de Lawfare en la Argentina: la causa conocida mediáticamente como de la “Obra pública”…

— Cristina Kirchner (@CFKArgentina) December 1, 2019

La indagatoria comenzará a las 9:30 en los tribunales de Comodoro Py y la jornada estará dedicada completamente a la vicepresidenta electa, aunque en la sala también estará sentado Lázaro Báez, quien fuera dueño de Austral Construcciones y señalado como el principal beneficiario del desvío de la obra pública en Santa Cruz. En esta causa también están acusados el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, el ex secretario de Obras Públicas José López y ex funcionarios de Vialidad nacional y de la mencionada provincia, entre otros.

La audiencia estará presidida por los jueces del TOF N° 4 Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu y no será transmitida en vivo, pese a la intenciones que tenía Cristina Kirchner de que todo el momento fuera televisado, solicitud que fue rechazada por dos de estos tres magistrados.

“El principio procesal de publicidad de determinadas etapas del debate no es equivalente a transmisión en vivo del mismo, sino que se satisface mediante el aseguramiento de la debida y correcta difusión de cuanto ocurra en el juicio preservando el buen orden en el desarrollo de la audiencia”, señalaron los camaristas al momento de negar el pedido de la acusada.

Por otra parte, en el Frente de Todos aseguraron que “no está convocada ninguna movilización” de la militancia para esta fecha, aunque no se descarta la presencia de algunos simpatizantes en la puerta de Comodoro Py, como ya ha ocurrido en otras ocasiones.

El empresario Lázaro Báez y el ex ministro de Planificación Julio De Vido, otros dos acusados de la causa. (Adrián Escandar)
El empresario Lázaro Báez y el ex ministro de Planificación Julio De Vido, otros dos acusados de la causa. (Adrián Escandar)

Según informó el TOF N° 4, la Cámara Federal de Casación Penal ordenó medidas de seguridad para proteger a todos los que asistan a la audiencia. Habrá un refuerzo de personal tanto adentro como afuera del edificio y Cristina Kirchner ingresará a los tribunales junto a su custodia por una puerta lateral –por la misms que accedió siempre que fue citada– que desemboca directo en la sala AMIA, que es donde se desarrolla el juicio.

La indagatoria es el momento en el que los acusados pueden defenderse. Para eso pueden declarar y contestar preguntas de las partes. También puede negarse a hablar –lo que, por ejemplo, hicieron la mayoría de los imputados de la causa– y hacerlo en cualquier momento del juicio.

La vicepresidenta electa está acusada de ser la presunta jefa de una asociación ilícita que direccionó la obra pública a manos del empresario Lázaro Báez. En el juicio se investigan presuntas irregularidades en 52 contratos en Santa Cruz.

Esta será la primera indagatoria a Cristina Kirchner en el marco de un juicio oral en su contra, y se llevará adelante ocho días antes de que ella asuma como vicepresidenta tras haber ganados las últimas elecciones nacionales acompañando a Alberto Frnández en la fórmula del Frente del Todos.

El abogado Carlos Beraldi, a cargo de la defensa de Cristina Kirchner en este juicio. (Adrián Escandar)
El abogado Carlos Beraldi, a cargo de la defensa de Cristina Kirchner en este juicio. (Adrián Escandar)

En este marco, la ex mandataria podrá declarar, negarse a hacerlo, contestar preguntas o, como suele hacer, presentar un escrito que luego hace público a través de sus redes sociales, aunque todo indica que va a hablar ante los jueces.

“En la Argentina, como en el resto de América Latina, la articulación de los medios de comunicación hegemónicos y el aparato judicial con el objetivo de demonizar y destruir a los líderes de los gobiernos populares y democráticos, se ha transformado en un plan sistemático”, protestó la dirigente en Twitter.

Además, es la primera denuncia contra la ex Presidenta que llega a juicio. También está procesada en otros cuatro casos: dólar futuro, cuadernos de la corrupción, Hotesur-Los Sauces y la firma del mermorándum con Irán, los cuales todavía no tiene fecha de inicio.

Seguí leyendo:

El gabinete de Alberto Fernández: los 6 ministros confirmados y la danza de nombres a 10 días del cambio de Gobierno

Cristina Kirchner anticipó su defensa en las redes sociales antes de ir a declarar mañana en la causa por irregularidades en la obra pública

Una jueza decretó la quiebra de Austral Construcciones, la empresa insignia de Lázaro Báez

Chequea también

Cuando además de víctima de violencia machista eres extranjera

EPA/RAINER JENSEN/Archivo (RAINER JENSEN/)Berlín, 28 may (EFE). - Le conoció en una fiesta. "Era una persona maravillosa. Me enamoré de verdad", dice Y. una vida después. Le siguió una boda, la salida de Cuba, un nuevo comienzo en Alemania, el nacimiento de su hijo. Y luego años de maltrato, desesperación y soledad. De miedo a que un divorcio supusiese, por ser extranjera, perder a su hijo y tener que volver a su país. Hasta que encontró un punto de apoyo y las fuerzas para empezar de nuevo.Al principio "era puro amor", relata a Efe, "una relación normal, bonita". Pero luego la cosa se "puso fea, cuando nació A.". Él cambió de la noche a la mañana y empezó el maltrato psicológico, con ella aún en la cama del hospital. "Vivía con pánico, un estrés tan grande. Tenía miedo a todo. Quería volar. Tener alas y salir volando", recuerda."Viví diez años en un infierno", relata Y., que prefiere no revelar su nombre ni el de su hijo, pero sí contar su historia para ayudar a todas las mujeres latinoamericanas y extranjeras que se encuentran en su situación y necesitan dar el primer paso. No son pocas.CIFRAS OFICIALES Y "CIFRAS OSCURAS"Según el Ministerio de Familia, Tercera Edad, Mujer y Juventud, en 2018 se registraron en Alemania 140.755 denuncias por violencia en la pareja y casi el 82 % de las agredidas fueron mujeres. Hubo 142 víctimas mortales. Una cada dos días y medio.Cerca del 30 % de las víctimas, según la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), son extranjeras, un colectivo especialmente afectado por esta lacra porque la proporción entre la población general se sitúa en torno al 13 %.Conscientes del problema, cuando el Ministerio de la Mujer puso en marcha en 2013 el "Hilfetelefon" (08000 116 016), la línea gratuita de atención a las mujeres víctimas de violencia, contempló que contase con traductores simultáneos a varios idiomas.Pero las extranjeras apenas recurren a esta opción. Un portavoz del ministerio dijo a Efe que algo menos del 4 % de las 143.020 asesorías que ha proporcionado ese teléfono entre 2013 y 2018 ha sido en otro idioma (la mayoría en árabe, ruso y farsi/dari).En esos cinco años se han realizado 428 en español, en una trayectoria ascendente: a las 18 de 2013 siguieron las 37 de 2014, 41 en 2015, 61 en 2016, 119 en 2017 y 152 en 2018.Varias ONG y asociaciones de mujeres extranjeras ofrecen también ayuda a mujeres víctimas de violencia. Una de las mayores es la Iniciativa de Berlín contra la Violencia (BIG), que realizó en 2018 un total de 4.834 asesorías, de las que sólo 12 fueron en español, explicó a Efe su coordinadora, Miriam Futterlieb.Pero las cifras oficiales no reflejan la realidad del drama. El portavoz ministerial reconoce que hay una "cifra oscura" de extranjeras que sufren maltrato o abusos, pero que no denuncian ni acuden a los servicios de ayuda que proporcionan los gobiernos central, regional y local, incluyendo el Hilfetelefon.El problema es que precisamente las mujeres extranjeras son uno de los grupos más vulnerables porque, además de sufrir violencia, se encuentran fuera de su entorno social y cultural y lejos de sus familiares. Asimismo tienen a menudo problemas con el idioma y, en ocasiones, una fuerte dependencia económica de sus maltratadores.EL EXTRA DE SER EXTRANJERA"El mayor problema para las mujeres extranjeras es la falta del idioma, no tener esa capacidad de entrar en el sistema de ayuda que ofrece Alemania", dice a Efe Sophia Oelsner, asesora legal en la asociación de mujeres latinoamericanas Xochicuicatl de Berlín. Pero no es el único.¿Qué pasaría en caso de separación o divorcio con los hijos comunes (que tienen en muchos casos doble nacionalidad) y con el permiso de residencia?. "También está el chantaje emocional. Eso de 'si vas a informarte, te quito a los niños, no te doy más dinero, te quito el visado o no puedes salir'. También hay ese miedo de lo que podría pasar, esa inseguridad", explica Oelsner.La asesora señala asimismo las "dificultades" económicas de muchas extranjeras al dar un paso adelante "porque las profesiones que han tenido en su países" de origen "no las pueden seguir ejerciendo" en Alemania, por falta de reconocimiento académico. La mayoría o no trabajan o se dedican a "cosas muy básicas".A veces provienen de entornos o países económicamente débiles. Ése fue caso de Y., que pasó de tener tres trabajos como profesora en Trinidad a no poder ejercer en Alemania. De pasar "necesidades existenciales" en Cuba a vivir desahogadamente en Alemania, pero sin autonomía económica: "Lo más beneficioso es una pareja extranjera que no sólo te quiera, sino que también sea un buen hombre y te ayude. Una partecita fue eso y eso nos pasa a muchas mujeres latinoamericanas".Oelsner también menciona el escollo psicológico y cultural. Muchas mujeres latinoamericanas llevan incorporados los "patrones" machistas con los que han sido educadas y se resisten a regresar a casa, decir que sufrió malos tratos y que su entorno familiar les diga: "Eso se aguanta, mi niña".Para la abogada española Mercedes Hervás, el diagnóstico es claro: "Las mujeres latinoamericanas tienen un plus de peligrosidad intrínseco porque se encuentran en situación de desventaja, están en las manos de su pareja".APOYO LEGAL E INSTITUCIONALHervás sabe de qué habla. Tiene más de 15 años de experiencia en Alemania, principalmente en Derecho de Familia y Extranjería. "El primer problema para las mujeres, para todas las mujeres en Alemania, independientemente de su nacionalidad, es que aquí no existe una ley de violencia de género, sino una ley de violencia doméstica".Esta legislación se centra casi exclusivamente en la violencia física, en los daños demostrables y deja de lado otros tipos de violencia, como la psicológica y la económica, mucho más difíciles de probar. "Hay 140.000 denuncias al año y sólo 5.900 órdenes de alejamiento o protección. ¿Hasta qué punto esa ley protege a las mujeres?", se pregunta."La protección legislativa es inadecuada", concluye Hervás, que considera, no obstante, que Alemania cuenta con un buen sistema de protección para las mujeres. "La institucional, por lo menos en Berlín, tiene muchas opciones. Ya quisieran la mayoría de mujeres latinoamericanas en sus países tener una red de caída como la que tienen aquí", asegura esta abogada.Para Oelsner, "el sistema alemán funciona, pero tienes que dar el paso". "Ésa es muchas veces la dificultad que tienen las mujeres latinoamericanas", señala. Ella en Xochicuicatl no da abasto. Asesora legalmente cada año a "entre 16 y 23 mujeres" -sin contar a todas las que van a informarse- y tendría trabajo para dos personas más a tiempo completo en la asesoría legal de la asociación.Y ésas son sólo las mujeres listas para dar "el paso". Hay muchas que piden una primera cita "y ya no vuelven". "Ahí veo que aún no están preparadas. Es un trabajo de aceptación. Es difícil, aún con apoyo". Y subraya que hay una gran "zona gris" de mujeres con estos problemas que no quieren hablar de ello o "ni siquiera lo saben".A su asociación llegan las mujeres latinoamericanas casi siempre por el "boca a boca" y las redes sociales, como los grupos de Facebook, pero también desde asociaciones de mujeres alemanas y de las propias embajadas, con la mexicana a la cabeza, con la que Xochicuicatl tiene "muy buena relación" y cooperación.La Embajada española en Berlín también tiene un protocolo de "atención, asistencia y protección" gracias al acuerdo suscrito en 2015 entre los ministerios de Exteriores e Igualdad para la atención de las víctimas españolas de violencia de genero en el extranjero. Aunque la Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social indica que los casos son mínimos.CONCIENCIACIÓN SOCIALUna de las grandes diferencias que observa Hervás entre España y Alemania es que aquí el debate en torno a la violencia de género está ausente. En la política, en la sociedad, en los medios. "Creo que falta concienciación, sensibilidad y querer aceptar que hay un problema en una sociedad tan moderna y avanzada como la alemana".El Ministerio de la Mujer sólo difunde datos de violencia machista desde hace cuatro años. La ley ni siquiera habla de malos tratos en clave de género. No hay grandes manifestaciones el 8 de marzo ni concentraciones silenciosas cuando asesinan a una mujer. Y la mayoría de los medios no cubren estos casos, dejándoselos en exclusiva a los tabloides.Para Oelsner queda mucho que hacer en Alemania: "Creo que la política alemana no lo quiere aceptar. Falta mucho tiempo para que llegue otra mirada. Tenemos un problema porque la palabra feminicidio no existe en alemán".No obstante, sus instituciones siguen trabajando para ayudar a estas mujeres. Como a Y., que ha dado grandes pasos en los últimos meses hacia una nueva vida. Contactó con Xochicuicatl, recabó los servicios de Hervás y logró el divorcio. Mientras tanto ha estado recibiendo apoyo psicológico en la ONG Bora y ayudas del Estado.Ahora ha entrado a un piso de alquiler, con su hijo por supuesto, y ha comenzado a trabajar. Son dos "minijobs", empleos de hasta 40 horas semanales. Por algo se empieza. Uno acompañando a un hombre mayor. Otro limpiando en una casa. "No me molesta limpiar la casa, porque lo mío es conseguir el dinero para alimentar a mi hijo, salir adelante", dice esta licenciada en Pedagogía."Me gusta más ésta que soy. Cuando una pasa algo así, todo cambia", asegura Y. Juan Palop

Corea del Sur volvió a imponer restricciones sociales para frenar un nuevo brote de coronavirus

Seúl, 28 may (EFE).- Un nuevo brote en un centro de logística a las afueras de Seúl está deparando el peor repunte de contagios desde el pasado 5 de abril en Corea del Sur, que hoy reportó 79 nuevas infecciones.EFE/EPA/KIM CHUL-SOO/Archivo (EFEM0353/)Corea del Sur informó este jueves del mayor aumento de casos de coronavirus en casi dos meses, debido a las infecciones detectadas en un almacén de una compañía de comercio electrónico cerca de Seúl, que hace temer un nuevo brote en el país.El país ha sido considerado un modelo global en la forma de frenar el virus y ha comenzado a aligerar las restricciones, pero ahora se enfrenta a una subida en el número de casos.Corea del Sur anunció 79 nuevos casos el jueves, con lo que el total asciende a 11.344. La mayoría de ellos se han registrado en el área metropolitana de Seúl, densamente poblada. Es la cifra más alta de nuevos contagios desde el 5 de abril.Las autoridades impusieron de nuevo el jueves una serie de restricciones ante un repunte de contagios de covid-19 que podría echar por tierra sus logros en la contención de la epidemia.El país, considerado como uno de los ejemplos en la lucha contra la enfermedad, anunció el jueves su mayor aumento de casos en casi dos meses.Personal médico llega para una guardia en el centro médico de Dongsan, en Daegu, Corea del Sur, el lunes 30 de marzo de 2020. (Park Dong-ju/Yonhap via AP) (Park Dong-ju/)El repunte de enfermos obligó a las autoridades a endurecer las consignas sanitarias, que habían sido suavizadas el 6 de mayo.Museos, parques y galerías de arte volverán a cerrar el viernes durante dos semanas, dijo el ministro de Salud Park Neung-hoo, instando asimismo a las empresas a proponer medidas de flexibilización del trabajo.“Hemos decidido endurecer todas las medidas de cuarentena en la zona metropolitana durante dos semanas”, afirmó.Un total de 69 personas contagiados frecuentaron un almacén de la compañía de comercio electrónico Coupang en Bucheon, al oeste de Seúl, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea.Corea del Sur registra la mayor cifra diaria de contagios en casi 2 meses. EFE/EPA/KIM CHUL-SOO/Archivo (EFEM0396/)Alrededor de 4.100 personas que trabajan en el edificio o que acudieron a él recientemente se hallan en autoaislamiento, y más del 80% ya se han sometido a los test, afirmó a la prensa el viceministro de Salud, Kim Gang-lip.Kim ha pedido a los ciudadanos de la región en torno a Seúl, donde viven unos 26 millones de personas (más de la mitad de la población nacional), que eviten toda “reunión no esencial” y que permanezcan en sus casas el mayor tiempo posible.“Creemos que el número de nuevos casos vinculados al almacén seguirá subiendo hoy mientras terminamos las pruebas”, agregó.Las reglas de distanciamiento social se han aligerado en Corea del Sur y las instalaciones como museos e iglesias han reabierto. Algunos deportes profesionales, como el béisbol y el fútbol, comenzaron nuevas temporadas a principios de este mes, aunque a puerta cerrada. Los estudiantes regresaron a las aulas la semana pasada.Trabajadores desinfectan un club nocturno en el barrio de Itaewon, tras el brote de coronavirus (COVID-19), en Seúl, Corea del Sur, el 12 de mayo de 2020. Yonhap/via REUTERS (Yonhap News Agency/)Los 79 positivos identificados el miércoles suponen el peor registro para Corea del Sur desde el pasado 5 de abril, hace 53 días, cuando reportó 81 positivos, la inmensa mayoría ligados al brote en torno a la ciudad de Daegu (sureste), hoy ya controlado.En total, el país asiático, uno de los que mejor ha controlado la pandemia hasta ahora gracias a su sistema de rastreo exhaustivo, testeo masivo y aislamiento de contactos, suma en total 11.344 contagios, de los cuales solo 735 (el 6,5 %) son casos activos.El 91,1 % de los infectados se ha curado ya, mientras que 269 han fallecido, dejando una tasa de letalidad del 2,37 %.El país, que en febrero fue un epicentro de la enfermedad, parece haber controlado la epidemia gracias a un amplio programa de rastreo, test y tratamiento de las personas infectadas.Con información de AFPMÁS SOBRE ESTE TEMA:Corea del Sur registró la mayor cifra diaria de contagios en casi dos meses