Inicio / Últimas Noticias / Siri Hustvedt, al recibir el Princesa de Asturias: “Este premio es para todas las niñas que leen, piensan, preguntan y se niegan a estar calladas”

Siri Hustvedt, al recibir el Princesa de Asturias: “Este premio es para todas las niñas que leen, piensan, preguntan y se niegan a estar calladas”

En su breve y emotivo discurso, Hustvedt contó su experiencia con el conocimiento, con las palabras y con las diferencias de género (EFE)

Majestades

Altezas Reales

Queridos premiados

Señoras y señores

De pequeña solía maravillarme ante cosas corrientes. Un tenedor encima de la mesa o una flor en un jarrón de repente adquirían la extraña cualidad de un misterio metafísico. Ver a mi hermana lamer un cucurucho de helado me llevaba a pensar en lo raras que eran las lenguas humanas, con sus bultos y el surco en el centro. ¿Y las sensaciones que iban y venían a lo largo del día: los escalofríos y los sudores, los sabores dulces y los agrios, los retortijones cuando los niños del colegio se reían de mí o el deleite de los besos y los abrazos de mi madre? Y luego estaban las reglas de la vida, que no eran pocas. ¿Por qué los niños podían dar brincos cuando ganaban un concurso de caligrafía y a las niñas no se nos dejaba ni sonreír, y menos aún levantar los brazos en el aire? ¿Y si las reglas eran diferentes?

Cuando mi hija, Sophie, tenía tres años, me preguntó: «Mamá, ¿cuando sea mayor seguiré siendo Sophie?». Le respondí que sí, aunque sabía que acababa de plantear una antigua cuestión filosófica para la que no había una respuesta satisfactoria, la cuestión del Yo y su continuidad en el tiempo. ¿Qué cambia y qué permanece igual? ¿Creemos a Heráclito o a Platón? ¿Cómo conectamos el embrión, el recién nacido y el adolescente con la anciana que está en su lecho de muerte? ¿Cómo concebimos la vida interna y la externa? ¿Cómo marcamos los límites entre ellas? ¿Cómo sabemos lo que estamos tan convencidos de saber?

Todos los niños tienen curiosidad. Piensen en la recién nacida fascinada por el aspecto y el sonido de las llaves brillantes que su padre agita sobre su cabeza. Intenta tomarlas. Si lo consigue, se las lleva a la boca. Pero la niña no es una criatura aislada que va acumulando información sobre sí misma. Vive en una interacción continua con los demás. Su curiosidad tiene dos caras: necesita tocar y que la toquen, probar y que la besen y la prueben, oler y que la huelan, ver y que la vean, la vean de verdad. Y en un determinado momento la niña empieza a preguntarse sobre el cambio, empieza a imaginarse mayor, fuerte y adulta o vieja o incluso muerta. Yo solía mirar el pelo azul de las ancianas con bastón, chal y voz temblorosa de mi ciudad natal, y pensaba: «Así seré cuando sea vieja, antes de morir».

(MIGUEL RIOPA / AFP) (MIGUEL RIOPA/)

En mi pequeña ciudad había bibliotecas llenas de libros, y en esos libros había historias sobre personas a las que nunca había conocido que vivían en países en los que nunca había estado. Tenían aventuras y eran víctimas de injusticias. Yo leía sobre reyes, reinas y magia, pero también sobre cautiverio, racismo, miedo a los desconocidos y niñas a las que se les castigaba por no querer ser modosas y estar calladas. Y pensaba: «¿Por qué es así? ¿Por qué no podría ser diferente?». Los libros se encarnan. Las palabras se entretejen con nuestro cerebro y nuestras vísceras, nuestros gestos y nuestros sentimientos. Nos cambian. Los libros y las ideas pueden ser peligrosos, pueden enfermarnos o enloquecernos, y pueden proporcionar formas de salvación, una vía de escape del dolor. Pero debemos recelar de las emociones ramplonas, las respuestas fáciles y las fórmulas hechas que vienen en paquetes brillantes con la etiqueta de «verdad».

Aún no soy tan mayor como las señoras de pelo azul, pero me voy acercando, y llevo medio siglo leyendo a buen ritmo. Estoy llena de voces, y éstas no se ponen de acuerdo entre sí. He leído literatura, filosofía, historia y mucha ciencia —neurología, psiquiatría, neurociencia, genética, embriología—, pero también antropología y sociología, y cuanto más sé, más me pregunto: ¿por qué? ¿Cómo sabemos lo que sabemos? Piénsenlo de nuevo: ¿y si fuera diferente?

Vivimos en un mundo en el que cada vez la gente sabe más sobre menos cosas. Esto tiene sus ventajas. El conocimiento especializado ha dado lugar a grandes avances técnicos, medicamentos potentes, teorías complejas sobre el lenguaje y la cultura, y obras de arte impresionantes. También ha llevado a callejones sin salida en varias disciplinas y a fantasías de que una idea es novedosa cuando no lo es. Tras dar una charla ante neurólogos en un hospital de Boston, un científico me preguntó por qué alguien como él, que se había pasado la vida estudiando escáneres cerebrales de pacientes con Alzheimer, debería leer literatura, filosofía e historia. Le respondí que le ayudaría en su trabajo. Vería lo que ahora no veía e identificaría en sus modelos puntos débiles que nunca se le habían ocurrido.

(MIGUEL RIOPA / AFP)
(MIGUEL RIOPA / AFP) (MIGUEL RIOPA/)

Lo sé porque he sido testigo una y otra vez de los problemas que suscita un enfoque demasiado restringido. Y esto es válido tanto para el estudioso de humanidades que nunca se ha molestado en pensar en músculos, huesos, tejidos y células como para el científico que sólo piensa en neuronas. Ninguno de los dos se pregunta cómo sabe lo que cree saber. Las preguntas que deberían hacerse no se hacen porque quedan fuera del marco de referencia. Cuando escribo intento formular la siguiente mejor pregunta, basada en muchas disciplinas y no en una sola. Y me hago esas preguntas en las novelas, los ensayos y los trabajos académicos, porque todos son vías para aumentar el conocimiento humano. He aprendido que un género o disciplina no es superior a otro. Debemos recelar de nuestros prejuicios. Ni la ciencia es elevada, intelectual y masculina, ni las artes y las humanidades son inferiores, emocionales y femeninas. Debemos aprender que la autoridad y la sabiduría vienen en muchos formatos, sexos, colores, formas y tamaños. Debemos aprender unos de otros y recapacitar.

¿Es la misma persona la niña que se quedaba mirando un tenedor y la mujer que daba la charla? El tiempo es inefable, pero las ideas y las reglas que las acompañan pueden perdurar, a menudo cientos de años. A mi yo adulto no le cuesta imaginar un mundo en el que las ideas circulan libremente entre disciplinas sin una jerarquía discriminatoria, un mundo donde las niñas pueden alardear tanto como los niños y éstos no les tienen miedo, un mundo en el que se han disuelto las viejas fronteras. Este premio llega de la mano de una niña, una princesa. Me gustaría que fuera para todas las niñas que leen muchos libros sobre un sinfín de temas, que piensan, preguntan, dudan, imaginan y se niegan a estar calladas.

SEGUIR LEYENDO:

Siri Hustvedt: la escritora científica que mira a hombres y mujeres

Siri Hustvedt: “La misoginia ayudó a que Trump fuera elegido presidente”

Chequea también

Reina Reech recordó el intento de abuso que sufrió en su adolescencia: “Bajé 11 kilos, me moría”

Reina Reech recordó el intento de abuso que sufrió en su adolescencia: “Bajé 11 kilos, me moría” (Video: "La Noche de Mirtha" - El Trece) (El Trece)A los 13 años, Reina Reech sufrió un intento de abuso de parte de su padrastro, la pareja por aquel entonces de su madre, Ámbar La Fox. El paso del tiempo logró que la actriz vea los hechos desde otra perspectiva, pero sabe que la marca física y psicológica de lo que vivió la acompañarán para siempre.En su visita al programa La Noche de Mirtha, Reina Reech fue consultada por la conductora sobre este lamentable episodio que vivió durante su adolescencia y, específicamente, le preguntó si ella se lo había podido contar a su madre, quien murió en 1993."Sí, se lo conté. Se lo conté porque yo fui pupila... En realidad, mamá se fue a hacer un espectáculo de Luis Aguilé a Madrid, me dejó dos semanas antes en la casa con él, y ahí tuve este episodio tan desagradable. Entré pupila con todo eso atragantado, me enfermé mucho, bajé once kilos, me moría.... Y le dijeron a mi mamá: ‘O viene a la Argentina o su hija se nos va’. Y cuando vino se lo pude contar”, recordó.“¿Te creyó?”, le preguntó Mirtha. A lo que la invitada respondió: “Y... Fue raro. Me enfrentó con él para ver y él decía ‘no puede ser que digas esto’. Fue difícil. Mamá se separó, a mí se me fueron los síntomas al otro día que ella llegó”, continuó.“¿No te quedó conflicto con mamá?”, le preguntó Beto Casella, otro de los invitados a la mesa de La Noche de Mirtha. “Después volvió con Buby (Labecchia). A los dos años, ya estando en Argentina, me echó de mi casa porque se ve que tenía ganas de volver con él. Volvió y me fui con mi papá”, contó.Según el relato de Reina Reech, Labecchia siempre negó el intento de abuso. Y, en una ocasión, fue violento con su madre: "Ella (por su madre) me cree y se separa. A los dos años tengo este episodio con mamá, me voy de mi casa y ella vuelve con él. Y cuando tenía 17 años me llama un día a las seis, siete de la mañana, porque los dos eran alcohólicos, y me dice: ‘Venime a buscar porque Buby me rompió la nariz’”.“Ahí terminó para siempre con él, y yo la llevé a que le hagan una cirugía. Y creo que este es el broche de oro para una historia de amor que es más fuerte y va más allá de un momento feo en la vida”, agregó.Dolida a pesar del paso del tiempo, y ante la mirada atenta y respetuosa de todos los presentes ante un suceso tan repudiable, Reina Reech concluyó con su relato: “El hecho de que ella haya vuelto con él me daba la duda sobre si me había creído o no. Pero el amor es más fuerte. Eso fue un feo momento, yo lo trabajé mucho en terapia, la perdoné, la pude mimar antes de irse y cuidarla. Por eso digo que el amor es más fuerte que un momento traumático, que una duda. Además, lo trabajé mucho”.En diciembre del año pasado la artista había hecho público lo sucedido a través de cuenta en Instagram. “Siento la necesidad de hablar, de decirlo, porque marcó mi vida, porque tuve años de terapia para superarlo, porque pasaron 47 años y me sigue estrujando el corazón. Mi padrastro a los 13 años quiso abusar de mí. Cuesta escribirlo, me inunda una profunda angustia, entiendo a cada mujer que calla. No sé si esta es la forma de liberar el dolor, el miedo que sentí en ese momento, pero basta de callar, basta de pensar compasivamente en mi agresor y no decir su nombre por aquellos que se pueden sentir dañados. Buby Labecchia me hizo pasar el momento más traumático de mi vida, me sentí sola, con un vacío inmenso que aún hoy me cuesta llenar”, comenzó el conmovedor texto.“Aún ahora con estas palabras libradas en este texto, me cuesta decidir exponerlo. Soy una mujer grande, tengo 60 años ¿y tuve que ver a una mujer @soythelmafardin de 26 años atreverse, para pensar en decir esto? ¡Basta, mujeres, alcemos nuestra voz, es la única forma de protegernos, de liberarnos y que ahora sean ellos los que teman, ellos los que ya no se atrevan a volver a hacerlo! Y muchos dirán, ¿a todas les pasó algo tan terrible? ¡Y si! Parece que a la mayoría, y a ellos también, a muchos amigos también los han abusado”, concluyó el posteo, en el que arrobó al colectivo Actrices Argentinas y acompañó con el hashtag #MiráCómoNosPonemos.SEGUÍ LEYENDO Reina Reech a los 61: “Ahora me siento libre como mamá”Reina Reech habló de la polémica que generó Juana Repetto amamantando en el inodoroReina Reech dijo que según la Kabbalah: “El orgasmo tiene luz”

Tormenta tropical Raymond se debilita en su camino hacia Baja California

El Sistema Meteorológico Nacional pronostica lluvias en gran parte del país para el domingo 17 de noviembre (Foto: Twitter - Conagua Clima)La Tormenta Tropical Raymond, localizada al suroeste de Cabo San Lucas, Baja California Sur, se dirige a la entidad del norte de México. Debido a su trayectoria, se espera que el domingo se aproxime a la costa del estado, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).A las 19:00 horas del sábado Raymond fue localizado a 740 kilómetros al suroeste de Los Cabos, Baja California Sur, y 780 kilómetros al suroeste de Cabo Corrientes, Jalisco, indicó el SMN en su reporte.La tormenta tropical presenta vientos máximos sostenidos de 75 kilómetros por hora con rachas de hasta 95 kilómetros por hora con desplazamiento lento hacia el norte, precisó.A medida que se acerca a territorio mexicano el ojo de la Tormenta Tropical se va debilitando. El Sistema meteorológico Nacional activó la alerta naranja por una masa de aire frío en el territorio mexicano para esta noche y el domingo, un evento conocido como “Norte”, con rachas superiores a los 70 km/h y oleaje de 2 a 4 metro de altura.El paso de la lluvia en el territorio mexicano previsto para el domingo 17 de noviembre (Foto: SMN)El Meteorológico indicó que Raymond se desplaza con rumbo hacia Baja California Sur, “reforzando el ingreso de humedad y lluvia sobre el occidente de México”. Los principales estados que se verán afectados son Baja California Sur, Nayarit, Jalisco, Colima y Michoacan con lluvias puntuales muy fuertes, así como Sinora y Sinaloa con lluvias fuertes.Raymond se degradará a depresión tropical el domingo 17 de noviembre. Sus remanentes se localizarán al suroeste de las costas de Baja California Sur.El pronóstico apunta que para el domingo habrán lluvias intensas en Baja California Sur; muy fuertes en Sinaloa y Durango; fuertes en Sonora y Nayarit; chubasco en Baja California, Chihuahua, Zacatecas, Jalisco Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Puebla Estados de México y Morelos.También se esperan lluvias aisladas en San Luis Potosí, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Ciudad de México y Tlaxcala.En las próximas 72 horas, ambiente fresco y baja probabilidad de #Lluvias para la #CDMX, #EdoMéx, #Hidalgo y #Tlaxcala. https://t.co/ornurRZBv6 pic.twitter.com/XzXU8II22n— CONAGUA Clima (@conagua_clima) November 17, 2019Esta condición meteorológica se combinará con la Depresión Tropical 21, Sonia, que podría intensificarse a tormenta tropical. Se prevén temperaturas mínimas de -5° Celsius y heladas en la sierra de Chihuahua y Durango, así como de 0 a 5 grados en montañas de Baja California, Coahuila, Tamaulipas, San Luis Potosí, Michoacán, Estado de México, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala, Veracruz, Oaxaca y Chiapas.Mientras que algunos estados alcanzarán temperatura superiores a los 35°, es el caso de Sinaloa, Jalisco, Michoacán, Guerrero y Chiapas.Recomendó el Meterorológico que la navegación marítima en las inmediaciones del sistema “mantenga precauciones” y en general que se atiendan las recomendaciones de las autoridades del Sistema de Protección Civil.Con Raymond, se han formado 17 ciclones de los 19 que se pronosticaron para esta temporada en las aguas del Pacífico, que se extiende entre los meses de mayo y noviembre.Raymond es el ciclón número 17 de los 19 que se pronosticaron para esta temporada en las aguas del Pacífico, que se extiende entre los meses de mayo y noviembre (Foto: Twitter)De los diecisiete ciclones que han desarrollado, siete han alcanzado la categoría de huracán y diez más, con Raymond incluido, han sido tormentas tropicales.Priscilla fue el último ciclón tropical en tocar tierra en México el pasado 20 de octubre y afectó con lluvias torrenciales a los estados de Nayarit, Jalisco, Colima y Michoacán.Los huracanes de la temporada 2019 han sido Alvin, Bárbara, Dalila, Erick, Flossie, Juliette y Kiko las tormentas tropicales que se han presentado son Cosme, Gil, Henriette, Ivo, Lorena, Mario, Narda, Octave y Priscilla.MÁS SOBRE OTROS TEMAS:Sin límites: Carlos Bocanegra, el niño genio mexicano campeón internacional de aritméticaLa desoladora tragedia del narco en México: los pueblos fantasma“Los captores nos hicieron mucho daño”: ex rector de la UAEM y su esposa tras ser liberados de sus secuestradores