Inicio / Últimas Noticias / Siri Hustvedt, al recibir el Princesa de Asturias: “Este premio es para todas las niñas que leen, piensan, preguntan y se niegan a estar calladas”

Siri Hustvedt, al recibir el Princesa de Asturias: “Este premio es para todas las niñas que leen, piensan, preguntan y se niegan a estar calladas”

En su breve y emotivo discurso, Hustvedt contó su experiencia con el conocimiento, con las palabras y con las diferencias de género (EFE)

Majestades

Altezas Reales

Queridos premiados

Señoras y señores

De pequeña solía maravillarme ante cosas corrientes. Un tenedor encima de la mesa o una flor en un jarrón de repente adquirían la extraña cualidad de un misterio metafísico. Ver a mi hermana lamer un cucurucho de helado me llevaba a pensar en lo raras que eran las lenguas humanas, con sus bultos y el surco en el centro. ¿Y las sensaciones que iban y venían a lo largo del día: los escalofríos y los sudores, los sabores dulces y los agrios, los retortijones cuando los niños del colegio se reían de mí o el deleite de los besos y los abrazos de mi madre? Y luego estaban las reglas de la vida, que no eran pocas. ¿Por qué los niños podían dar brincos cuando ganaban un concurso de caligrafía y a las niñas no se nos dejaba ni sonreír, y menos aún levantar los brazos en el aire? ¿Y si las reglas eran diferentes?

Cuando mi hija, Sophie, tenía tres años, me preguntó: «Mamá, ¿cuando sea mayor seguiré siendo Sophie?». Le respondí que sí, aunque sabía que acababa de plantear una antigua cuestión filosófica para la que no había una respuesta satisfactoria, la cuestión del Yo y su continuidad en el tiempo. ¿Qué cambia y qué permanece igual? ¿Creemos a Heráclito o a Platón? ¿Cómo conectamos el embrión, el recién nacido y el adolescente con la anciana que está en su lecho de muerte? ¿Cómo concebimos la vida interna y la externa? ¿Cómo marcamos los límites entre ellas? ¿Cómo sabemos lo que estamos tan convencidos de saber?

Todos los niños tienen curiosidad. Piensen en la recién nacida fascinada por el aspecto y el sonido de las llaves brillantes que su padre agita sobre su cabeza. Intenta tomarlas. Si lo consigue, se las lleva a la boca. Pero la niña no es una criatura aislada que va acumulando información sobre sí misma. Vive en una interacción continua con los demás. Su curiosidad tiene dos caras: necesita tocar y que la toquen, probar y que la besen y la prueben, oler y que la huelan, ver y que la vean, la vean de verdad. Y en un determinado momento la niña empieza a preguntarse sobre el cambio, empieza a imaginarse mayor, fuerte y adulta o vieja o incluso muerta. Yo solía mirar el pelo azul de las ancianas con bastón, chal y voz temblorosa de mi ciudad natal, y pensaba: «Así seré cuando sea vieja, antes de morir».

(MIGUEL RIOPA / AFP) (MIGUEL RIOPA/)

En mi pequeña ciudad había bibliotecas llenas de libros, y en esos libros había historias sobre personas a las que nunca había conocido que vivían en países en los que nunca había estado. Tenían aventuras y eran víctimas de injusticias. Yo leía sobre reyes, reinas y magia, pero también sobre cautiverio, racismo, miedo a los desconocidos y niñas a las que se les castigaba por no querer ser modosas y estar calladas. Y pensaba: «¿Por qué es así? ¿Por qué no podría ser diferente?». Los libros se encarnan. Las palabras se entretejen con nuestro cerebro y nuestras vísceras, nuestros gestos y nuestros sentimientos. Nos cambian. Los libros y las ideas pueden ser peligrosos, pueden enfermarnos o enloquecernos, y pueden proporcionar formas de salvación, una vía de escape del dolor. Pero debemos recelar de las emociones ramplonas, las respuestas fáciles y las fórmulas hechas que vienen en paquetes brillantes con la etiqueta de «verdad».

Aún no soy tan mayor como las señoras de pelo azul, pero me voy acercando, y llevo medio siglo leyendo a buen ritmo. Estoy llena de voces, y éstas no se ponen de acuerdo entre sí. He leído literatura, filosofía, historia y mucha ciencia —neurología, psiquiatría, neurociencia, genética, embriología—, pero también antropología y sociología, y cuanto más sé, más me pregunto: ¿por qué? ¿Cómo sabemos lo que sabemos? Piénsenlo de nuevo: ¿y si fuera diferente?

Vivimos en un mundo en el que cada vez la gente sabe más sobre menos cosas. Esto tiene sus ventajas. El conocimiento especializado ha dado lugar a grandes avances técnicos, medicamentos potentes, teorías complejas sobre el lenguaje y la cultura, y obras de arte impresionantes. También ha llevado a callejones sin salida en varias disciplinas y a fantasías de que una idea es novedosa cuando no lo es. Tras dar una charla ante neurólogos en un hospital de Boston, un científico me preguntó por qué alguien como él, que se había pasado la vida estudiando escáneres cerebrales de pacientes con Alzheimer, debería leer literatura, filosofía e historia. Le respondí que le ayudaría en su trabajo. Vería lo que ahora no veía e identificaría en sus modelos puntos débiles que nunca se le habían ocurrido.

(MIGUEL RIOPA / AFP)
(MIGUEL RIOPA / AFP) (MIGUEL RIOPA/)

Lo sé porque he sido testigo una y otra vez de los problemas que suscita un enfoque demasiado restringido. Y esto es válido tanto para el estudioso de humanidades que nunca se ha molestado en pensar en músculos, huesos, tejidos y células como para el científico que sólo piensa en neuronas. Ninguno de los dos se pregunta cómo sabe lo que cree saber. Las preguntas que deberían hacerse no se hacen porque quedan fuera del marco de referencia. Cuando escribo intento formular la siguiente mejor pregunta, basada en muchas disciplinas y no en una sola. Y me hago esas preguntas en las novelas, los ensayos y los trabajos académicos, porque todos son vías para aumentar el conocimiento humano. He aprendido que un género o disciplina no es superior a otro. Debemos recelar de nuestros prejuicios. Ni la ciencia es elevada, intelectual y masculina, ni las artes y las humanidades son inferiores, emocionales y femeninas. Debemos aprender que la autoridad y la sabiduría vienen en muchos formatos, sexos, colores, formas y tamaños. Debemos aprender unos de otros y recapacitar.

¿Es la misma persona la niña que se quedaba mirando un tenedor y la mujer que daba la charla? El tiempo es inefable, pero las ideas y las reglas que las acompañan pueden perdurar, a menudo cientos de años. A mi yo adulto no le cuesta imaginar un mundo en el que las ideas circulan libremente entre disciplinas sin una jerarquía discriminatoria, un mundo donde las niñas pueden alardear tanto como los niños y éstos no les tienen miedo, un mundo en el que se han disuelto las viejas fronteras. Este premio llega de la mano de una niña, una princesa. Me gustaría que fuera para todas las niñas que leen muchos libros sobre un sinfín de temas, que piensan, preguntan, dudan, imaginan y se niegan a estar calladas.

SEGUIR LEYENDO:

Siri Hustvedt: la escritora científica que mira a hombres y mujeres

Siri Hustvedt: “La misoginia ayudó a que Trump fuera elegido presidente”

Chequea también

Cuando además de víctima de violencia machista eres extranjera

EPA/RAINER JENSEN/Archivo (RAINER JENSEN/)Berlín, 28 may (EFE). - Le conoció en una fiesta. "Era una persona maravillosa. Me enamoré de verdad", dice Y. una vida después. Le siguió una boda, la salida de Cuba, un nuevo comienzo en Alemania, el nacimiento de su hijo. Y luego años de maltrato, desesperación y soledad. De miedo a que un divorcio supusiese, por ser extranjera, perder a su hijo y tener que volver a su país. Hasta que encontró un punto de apoyo y las fuerzas para empezar de nuevo.Al principio "era puro amor", relata a Efe, "una relación normal, bonita". Pero luego la cosa se "puso fea, cuando nació A.". Él cambió de la noche a la mañana y empezó el maltrato psicológico, con ella aún en la cama del hospital. "Vivía con pánico, un estrés tan grande. Tenía miedo a todo. Quería volar. Tener alas y salir volando", recuerda."Viví diez años en un infierno", relata Y., que prefiere no revelar su nombre ni el de su hijo, pero sí contar su historia para ayudar a todas las mujeres latinoamericanas y extranjeras que se encuentran en su situación y necesitan dar el primer paso. No son pocas.CIFRAS OFICIALES Y "CIFRAS OSCURAS"Según el Ministerio de Familia, Tercera Edad, Mujer y Juventud, en 2018 se registraron en Alemania 140.755 denuncias por violencia en la pareja y casi el 82 % de las agredidas fueron mujeres. Hubo 142 víctimas mortales. Una cada dos días y medio.Cerca del 30 % de las víctimas, según la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), son extranjeras, un colectivo especialmente afectado por esta lacra porque la proporción entre la población general se sitúa en torno al 13 %.Conscientes del problema, cuando el Ministerio de la Mujer puso en marcha en 2013 el "Hilfetelefon" (08000 116 016), la línea gratuita de atención a las mujeres víctimas de violencia, contempló que contase con traductores simultáneos a varios idiomas.Pero las extranjeras apenas recurren a esta opción. Un portavoz del ministerio dijo a Efe que algo menos del 4 % de las 143.020 asesorías que ha proporcionado ese teléfono entre 2013 y 2018 ha sido en otro idioma (la mayoría en árabe, ruso y farsi/dari).En esos cinco años se han realizado 428 en español, en una trayectoria ascendente: a las 18 de 2013 siguieron las 37 de 2014, 41 en 2015, 61 en 2016, 119 en 2017 y 152 en 2018.Varias ONG y asociaciones de mujeres extranjeras ofrecen también ayuda a mujeres víctimas de violencia. Una de las mayores es la Iniciativa de Berlín contra la Violencia (BIG), que realizó en 2018 un total de 4.834 asesorías, de las que sólo 12 fueron en español, explicó a Efe su coordinadora, Miriam Futterlieb.Pero las cifras oficiales no reflejan la realidad del drama. El portavoz ministerial reconoce que hay una "cifra oscura" de extranjeras que sufren maltrato o abusos, pero que no denuncian ni acuden a los servicios de ayuda que proporcionan los gobiernos central, regional y local, incluyendo el Hilfetelefon.El problema es que precisamente las mujeres extranjeras son uno de los grupos más vulnerables porque, además de sufrir violencia, se encuentran fuera de su entorno social y cultural y lejos de sus familiares. Asimismo tienen a menudo problemas con el idioma y, en ocasiones, una fuerte dependencia económica de sus maltratadores.EL EXTRA DE SER EXTRANJERA"El mayor problema para las mujeres extranjeras es la falta del idioma, no tener esa capacidad de entrar en el sistema de ayuda que ofrece Alemania", dice a Efe Sophia Oelsner, asesora legal en la asociación de mujeres latinoamericanas Xochicuicatl de Berlín. Pero no es el único.¿Qué pasaría en caso de separación o divorcio con los hijos comunes (que tienen en muchos casos doble nacionalidad) y con el permiso de residencia?. "También está el chantaje emocional. Eso de 'si vas a informarte, te quito a los niños, no te doy más dinero, te quito el visado o no puedes salir'. También hay ese miedo de lo que podría pasar, esa inseguridad", explica Oelsner.La asesora señala asimismo las "dificultades" económicas de muchas extranjeras al dar un paso adelante "porque las profesiones que han tenido en su países" de origen "no las pueden seguir ejerciendo" en Alemania, por falta de reconocimiento académico. La mayoría o no trabajan o se dedican a "cosas muy básicas".A veces provienen de entornos o países económicamente débiles. Ése fue caso de Y., que pasó de tener tres trabajos como profesora en Trinidad a no poder ejercer en Alemania. De pasar "necesidades existenciales" en Cuba a vivir desahogadamente en Alemania, pero sin autonomía económica: "Lo más beneficioso es una pareja extranjera que no sólo te quiera, sino que también sea un buen hombre y te ayude. Una partecita fue eso y eso nos pasa a muchas mujeres latinoamericanas".Oelsner también menciona el escollo psicológico y cultural. Muchas mujeres latinoamericanas llevan incorporados los "patrones" machistas con los que han sido educadas y se resisten a regresar a casa, decir que sufrió malos tratos y que su entorno familiar les diga: "Eso se aguanta, mi niña".Para la abogada española Mercedes Hervás, el diagnóstico es claro: "Las mujeres latinoamericanas tienen un plus de peligrosidad intrínseco porque se encuentran en situación de desventaja, están en las manos de su pareja".APOYO LEGAL E INSTITUCIONALHervás sabe de qué habla. Tiene más de 15 años de experiencia en Alemania, principalmente en Derecho de Familia y Extranjería. "El primer problema para las mujeres, para todas las mujeres en Alemania, independientemente de su nacionalidad, es que aquí no existe una ley de violencia de género, sino una ley de violencia doméstica".Esta legislación se centra casi exclusivamente en la violencia física, en los daños demostrables y deja de lado otros tipos de violencia, como la psicológica y la económica, mucho más difíciles de probar. "Hay 140.000 denuncias al año y sólo 5.900 órdenes de alejamiento o protección. ¿Hasta qué punto esa ley protege a las mujeres?", se pregunta."La protección legislativa es inadecuada", concluye Hervás, que considera, no obstante, que Alemania cuenta con un buen sistema de protección para las mujeres. "La institucional, por lo menos en Berlín, tiene muchas opciones. Ya quisieran la mayoría de mujeres latinoamericanas en sus países tener una red de caída como la que tienen aquí", asegura esta abogada.Para Oelsner, "el sistema alemán funciona, pero tienes que dar el paso". "Ésa es muchas veces la dificultad que tienen las mujeres latinoamericanas", señala. Ella en Xochicuicatl no da abasto. Asesora legalmente cada año a "entre 16 y 23 mujeres" -sin contar a todas las que van a informarse- y tendría trabajo para dos personas más a tiempo completo en la asesoría legal de la asociación.Y ésas son sólo las mujeres listas para dar "el paso". Hay muchas que piden una primera cita "y ya no vuelven". "Ahí veo que aún no están preparadas. Es un trabajo de aceptación. Es difícil, aún con apoyo". Y subraya que hay una gran "zona gris" de mujeres con estos problemas que no quieren hablar de ello o "ni siquiera lo saben".A su asociación llegan las mujeres latinoamericanas casi siempre por el "boca a boca" y las redes sociales, como los grupos de Facebook, pero también desde asociaciones de mujeres alemanas y de las propias embajadas, con la mexicana a la cabeza, con la que Xochicuicatl tiene "muy buena relación" y cooperación.La Embajada española en Berlín también tiene un protocolo de "atención, asistencia y protección" gracias al acuerdo suscrito en 2015 entre los ministerios de Exteriores e Igualdad para la atención de las víctimas españolas de violencia de genero en el extranjero. Aunque la Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social indica que los casos son mínimos.CONCIENCIACIÓN SOCIALUna de las grandes diferencias que observa Hervás entre España y Alemania es que aquí el debate en torno a la violencia de género está ausente. En la política, en la sociedad, en los medios. "Creo que falta concienciación, sensibilidad y querer aceptar que hay un problema en una sociedad tan moderna y avanzada como la alemana".El Ministerio de la Mujer sólo difunde datos de violencia machista desde hace cuatro años. La ley ni siquiera habla de malos tratos en clave de género. No hay grandes manifestaciones el 8 de marzo ni concentraciones silenciosas cuando asesinan a una mujer. Y la mayoría de los medios no cubren estos casos, dejándoselos en exclusiva a los tabloides.Para Oelsner queda mucho que hacer en Alemania: "Creo que la política alemana no lo quiere aceptar. Falta mucho tiempo para que llegue otra mirada. Tenemos un problema porque la palabra feminicidio no existe en alemán".No obstante, sus instituciones siguen trabajando para ayudar a estas mujeres. Como a Y., que ha dado grandes pasos en los últimos meses hacia una nueva vida. Contactó con Xochicuicatl, recabó los servicios de Hervás y logró el divorcio. Mientras tanto ha estado recibiendo apoyo psicológico en la ONG Bora y ayudas del Estado.Ahora ha entrado a un piso de alquiler, con su hijo por supuesto, y ha comenzado a trabajar. Son dos "minijobs", empleos de hasta 40 horas semanales. Por algo se empieza. Uno acompañando a un hombre mayor. Otro limpiando en una casa. "No me molesta limpiar la casa, porque lo mío es conseguir el dinero para alimentar a mi hijo, salir adelante", dice esta licenciada en Pedagogía."Me gusta más ésta que soy. Cuando una pasa algo así, todo cambia", asegura Y. Juan Palop

Los coros alemanes, mudos a raíz del coronavirus

Cuando los cantantes del coro de la catedral de Berlín se juntaron para ensayar el 9 de marzo, el nuevo coronavirus no era más que una preocupación lejana.Cinco días después, un integrante del coro, de 80 cantantes, le dijo al director, Tobias Brommann, que no acudiría al ensayo porque había dado positivo por covid-19.En cuestión de dos semanas, unos treinta miembros del coro se habían infectado del virus, mientras que otros 30 presentaban síntomas, incluido el director, que tenía dolor de cabeza, tos y fiebre.Con la pandemia de coronavirus, el canto, y sobre todo el canto coral, se ha convertido en una de las actividades más peligrosas."Tampoco podemos estar seguros de que los que no tuvieron síntomas no se contagiaron, porque no nos hicieron tests serológicos", explicó a la AFP Tobias Brommann.Una preocupación que se acentúa si se tiene en cuenta que 112 personas se contagiaron durante un servicio religioso en la iglesia bautista de Fráncfort, donde los fieles cantaron sin llevar mascarilla.- Historias trágicas -En todo el mundo han sucedido historias trágicas de coros enteros infectados por el coronavirus, como en Ámsterdam, donde 102 personas cayeron enfermas, según los medios.Entretanto, las medidas de confinamiento impuestas por el gobierno alemán en marzo se han ido suavizando, pero el canto continúa estando prohibido en gran medida.Los alemanes pueden reunirse en los parques, ir al restaurante, a la iglesia, de tiendas o incluso a nadar. Pero los coros tienen prohibido ensayar y actuar, y se prevé que el veto siga en vigor durante bastante tiempo.También el instituto de vigilancia sanitaria Robert Koch (RKI) desaconsejó el canto pues su director, Lothar Wieler, aseguró que "las gotas de saliva se propagan especialmente lejos cuando cantamos".- Cantar bajo la ducha -En parte, esos temores se deben a que cuando cantamos, "inspiramos y expiramos muy profundamente". "Así, si hay partículas del virus flotando en el aire, pueden alcanzar los pulmones bastante rápidamente", advirtió Brommann.Cantar produce un alto número de micropartículas potencialmente infecciosas. Según un estudio publicado el año pasado en la revista Nature, pronunciar "aaaaahhhh" durante 30 segundos produce el doble de partículas de las que se expulsan durante 30 segundos de tos.Muchos cantantes temen por su futuro. Cinco de los famosos coros masculinos de Alemania escribieron una carta al gobierno explicándole la delicada situación en la que se encuentran y pidiéndole que actúe para salvarlos.En el barrio berlinés de Schöneberg, los ensayos del coro de la iglesia de los Doce Apóstoles se interrumpieron hace más de dos meses y medio.La soprano Heike Benda-Blanck, de 59 años, que forma parte del coro desde hace diez, está muy aburrida. "Lo extraño", admite. "Podemos seguir cantando bajo la ducha, pero no es lo mismo", ironiza.El instituto de medicina de los músicos de la Universidad de Friburgo actualizó sus recomendaciones y aconseja limitar el número de personas dentro de una habitación y la duración de los ensayos, así como guardar una distancia de 2 metros y que las habitaciones estén ventiladas, además del uso de mascarilla."Es un trabajo en constante evolución", explica el director del instituto, Bernhard Richter. "Por supuesto que los cantantes quieren directivas claras, negro sobre blanco, pero quizá nos toque decir que todavía no sabemos" qué es lo mejor.La Iglesia católica de Alemania propuso a las autoridades que se "cante en voz bajo" durante las misas y restringir el número de feligreses, que deberán mantener una distancia de 1,50 metros entre sí. La Iglesia protestante, por su parte, sigue defendiendo una prohibición completa de los servicios.Además, las autoridades tendrán que vigilar el desarrollo de otros acontecimientos, como los partidos de fútbol, que se celebran a puerta cerrada hasta nueva orden.Cantar también podría provocar que se propague el virus durante conciertos de rock o durante la Fiesta de la Cerveza de Múnich. Y es por ello que todas las celebraciones de este año fueron anuladas.fec-yap/ylf/cac/jvb/mar