Inicio / Últimas Noticias / American Airlines volverá a volar el Boeing 737 MAX a partir de enero de 2020

American Airlines volverá a volar el Boeing 737 MAX a partir de enero de 2020

Aviones Boeing 737 MAX de varias compañías estacionados en el las instalaciones de Boeing en Seattle (REUTERS/Lindsey Wasson/archivo) (Lindsey Wasson/)

American Airlines, la mayor aerolínea de EEUU, comunicó este miércoles que volverá a volar el Boeing 737 MAX a partir del 16 de enero de 2020 y estimó que la paralización de esos aparatos durante el tercer trimestre de su ejercicio le supondrá 140 millones de dólares menos en ingresos.

La firma “anticipa que las inminentes actualizaciones de software del Boeing 737 MAX llevarán a la recertificación de las naves a finales de año y a la reanudación del servicio comercial en enero de 2020”, y destaca su “contacto continuo” con la FAA (Administración Federal de Aviación) y el Departamento de Transportes.

Se trata de la sexta vez que American pospone la puesta en servicio de los aviones y es la fecha más lejana estimada de momento por cualquier aerolínea estadounidense, ya que Southwest sitúa la vuelta de los 737 MAX a su programación en el 5 de enero y United Airlines en el 19 de diciembre.

Por otra parte, en un documento entregado hoy a la Comisión del Mercado de Valores (SEC, en inglés), American Airlines expuso que a raíz de la paralización de los 737 MAX 8, de los que tiene 24 en su flota y 76 encargados y por entregar, ha tenido que cancelar 9.475 vuelos entre agosto y octubre.

“La compañía calcula que las cancelaciones en el tercer trimestre han impactado negativamente a los ingresos antes de impuestos en una cuantía de aproximadamente 140 millones de dólares”, dijo American, que revelará el impacto para el conjunto del ejercicio cuando publique sus resultados financieros, a finales de este mes.

Los 737 MAX permanecen en tierra desde el pasado marzo en casi todo el mundo, después de dos accidentes en apenas cinco meses que dejaron 346 muertos, en Indonesia y Etiopía, lo que ha forzado a las aerolíneas a interrumpir sus operaciones mientras esperan a que los reguladores aprueben una mejora del programa de vuelo MCAS.

Este software de control de vuelo se activó presuntamente por una información “errónea” del sensor del “ángulo de ataque” de las aeronaves y, ante la incapacidad de los pilotos para desactivarlo, provocó que los aviones cayeran en picado.

El retorno del modelo no tiene fecha fija pero Boeing ha situado la puesta en servicio del avión a principios del cuarto trimestre de este año y esta semana el máximo ejecutivo de la empresa, Dennis Muilenburg, dijo que el proceso está en los “pasos finales”.

Boeing, sumida en una profunda crisis de reputación, tuvo en el último trimestre los peores resultados de su historia -unas pérdidas de 2.942 millones de dólares- y estimó un cargo de 4.900 millones de dólares para, entre otras cosas, compensar las pérdidas de sus clientes relacionadas con el veto a las naves.

Este martes, el fabricante anunció que ha entregado 302 aviones comerciales en los primeros nueve meses de este año, prácticamente la mitad (47 %) respecto al mismo periodo de 2018.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

¿Qué fue lo que realmente derribó al Boeing 737 Max?

Un panel de autoridades mundiales de la aviación civil encontró fallas en la aprobación del Boeing 737 MAX en Estados Unidos

Los gerentes de American Airlines volarán en un avión Boeing 737 Max antes que los pasajeros

Chequea también

China registra la tasa de natalidad más baja desde 1949

China registró en 2019 la tasa de natalidad más baja desde que se fundó el Partido Comunista gobernante en 1949, sumando una presión más a la ralentización de la economía que ya sufre del envejecimiento de la sociedad y de la disminución de la fuerza laboral.Para evitar una crisis demográfica, el gobierno flexibilizó la política del hijo único en 2016 para permitir a la gente tener dos hijos, pero el cambio no se ha traducido en más nacimientos.En 2019, la tasa de natalidad fue de 10,48 nacimientos por cada 1.000 personas, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS, según sus siglas en inglés) divulgados este viernes.El número de nacimientos ha caído por tercer año consecutivo.En 2019 nacieron 14,65 millones de bebés, frente a los 15,23 millones que vinieron al mundo en 2018 y los 17,23 millones de 2017.No obstante, China tenía 1.400 millones de personas a finales de 2019, 4,67 millones más que el año anterior.Pero la fuerza laboral siguió reduciéndose el pasado año.Según la NBS, había 896,4 millones de personas entre 16 y 59 -- la población en edad de trabajar - casi un millón menos que en 2018 (897,3 millones).Estos datos suponen ocho años consecutivos de declive, y para 2050 se prevé que la fuerza laboral disminuya un 23%.Aunque podría ser eliminado el límite de número de hijos en el gigante asiático, el aumento del costo de vida hace que la gente se resista a aumentar la familia.La economía china creció el año pasado un 6,1%, el peor resultado desde 1990, lastrado por la guerra comercial con Estados Unidos y la caída de la demanda interna.bys/lth/jah/af

Elefanta Mara deja Buenos Aires para ir a reserva en Brasil

BUENOS AIRES (AP) — Mara escucha las órdenes “arriba, abajo, soplo” y obedientemente alza la trompa por la que le introdujeron una solución salina, luego la baja y expulsa el líquido en una bolsa para que sea analizado. Como premio, su cuidador le entrega un trozo de fruta.La elefanta asiática se prepara así para los estudios médicos que le realizarán durante la cuarentena previa a su traslado al Santuario de Elefantes de Brasil, situado en el estado de Mato Grosso y más acorde a sus necesidades que el pequeño predio donde reside en el antiguo zoológico de Buenos Aires, transformado en Ecoparque en 2016.El lavaje de trompa permite obtener una muestra que se somete a un cultivo microbiológico para determinar si el animal padece alguna enfermedad infecciosa como la tuberculosis.Durante el entrenamiento en un habitáculo rodeado de gruesos barrotes, la elefanta también presenta gentilmente las patas delanteras, las traseras y una oreja, que va asomando a través de ventanas situadas a distinta altura, a medida que sus cuidadores se lo solicitan. En esas áreas del cuerpo se le podrían realizar extracciones de sangre durante la cuarentena.“Es algo positivo para ella que pueda estar en un lugar con más espacio y conviviendo con otros elefantes asiáticos... Uno va a extrañar la presencia del animal, pero hay que salir de esa zona de egoísmo y pensar que va a estar en un lugar mejor”, dijo a The Associated Press Natalia Demergassi, coordinadora del sector de veterinaria del Ecoparque.La elefanta de más de cuatro toneladas se turna con Pupi y Kuki, dos ejemplares africanos, en el uso de las instalaciones del espacio restringido donde residen, ya que no pueden convivir en el mismo lugar por pertenecer a especies distintas. Así, durante las horas que una de ellas está en un área abierta, las otras dos ocupan un recinto cubierto.Pero la solitaria vida de Mara en el Ecoparque, rodeado de altos edificios y sumergido en el ruido del tráfico de la ciudad, cambiará radicalmente cuando sea trasladada durante el primer cuatrimestre del año al Santuario de Elefantes, el primero creado en América Latina y conducido por las organizaciones Global Sanctuary for Elephants (Santuario Global para Elefantes) y Elephant Voices (Voces de Elefantes).Los principales permisos para su relocalización ya fueron aprobados por las autoridades de Brasil y Argentina.En ese lugar boscoso creado para rescatar paquidermos cautivos o en riesgo y que busca la conservación del medio ambiente le esperan más de 1.000 hectáreas cubiertas de pasturas y riachuelos donde podrá interactuar con otros ejemplares de su especie, el entorno ideal para aprender a vivir como una verdadera elefanta.Nacida en cautiverio en la India -se cree que antes de 1970- Mara fue comercializada y mantenida en cautiverio en Alemania y luego pasó a integrar un circo en Uruguay. Posteriormente fue utilizada por dos circos en Argentina, hasta la quiebra del último cuando ingresó en carácter de depósito judicial al zoológico de Buenos Aires en 1995.Del maltrato circense le quedaron huellas, como la deformación articular de su pata delantera derecha que estuvo encadenada, lo que hace que distribuya su peso de forma anormal.“No significa que en Brasil va a ser totalmente independiente porque los animales que tienen cuidados humanos siempre tienen algún nivel de dependencia, pero va a realizar más elecciones y eso es importante”, explicó Federico Iglesias, titular del Ecoparque. Este lugar, que apunta a sumarse a la tendencia mundial de reemplazar los obsoletos zoológicos por áreas para la preservación de la biodiversidad, ha derivado a más de 800 animales a entornos más idóneos.Mara también será entrenada para adaptarse a la caja metálica en la que viajará más de 2.500 kilómetros durante tres a cuatro días.El traslado a Brasil implica “asumir ciertos riesgos y compromisos”, dijo Iglesias, en referencia al largo viaje por carretera luego de que se descartara la posibilidad de someter al animal a un viaje en avión y a las operaciones de despegue y aterrizaje. “Pero creemos que el beneficio de ese riesgo vale la pena porque su calidad de vida va a ser infinitamente superior a la que le podemos dar acá”, añadió.La travesía hasta Chapada dos Guimarães -la ciudad cercana al santuario- se dividirá en distintas paradas, tantas como necesite Mara, que irá acompañada de personal del parque brasileño y de alguno de sus cuidadores argentinos.La caja ya ha sido instalada en el predio que habita para que se acostumbre a su presencia. Con los días será abierta para que pueda habituarse a permanecer adentro.“Trabajamos para que los animales vayan despiertos y tranquilos en la caja, que ellos se habitúen, coman, se puedan acostar... para que jueguen y sientan que no están encerrados”, dijo a AP Marcos Flores, uno de los cuidadores de la paquiderma.Dentro del habitáculo habrá una especie de arnés que sostendrá a Mara para que pueda descansar.El naturalista y museólogo Claudio Bertonatti, asesor científico de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara, consideró que “está muy bien derivar un animal como la elefanta Mara que no tiene sentido hoy en Argentina. No tiene pareja, no hay un plan reproductivo ni de educación ambiental”.La relocalización de la orangutana Sandra en 2019 en el santuario Center for Great Apes de Estados Unidos también conllevó un entrenamiento previo para que pudiera viajar en una caja metálica tanto en avión como por tierra.El Ecoparque también planea trasladar este año a los tigres blancos de Bengala a The Wild Animal Sanctuary en Colorado, Estados Unidos.___El periodista de AP Víctor Caivano contribuyó en esta nota.